Seguir este blog
Administration Create my blog
9 diciembre 2014 2 09 /12 /diciembre /2014 11:02

Continuamos con la serie de consejos para hacer una buena labor educativa.

6. Estudia.

Cuando somos profesionales (espero que el que eduque formalmente lo sea) a veces pensamos que ya sabemos todo lo que se necesita. Nada más alejado de la realidad para cualquier profesión pero para la docencia mucho más. Cada día ofrece un nuevo desafío, la ciencia y las artes a diario evolucionan por lo tanto tu conocimiento y la forma de interactuar con el mismo debe evolucionar constantemente. Actualizarte en tu área específica y en pedagogía debe ser un hábito recurrente.

7. Diviértete.

Los profesores por lógica somos mayores que nuestro alumnos, esto nos empuja a una tendencia de hacernos viejos a nosotros mismos y tal vez como fruto de constantemente tratar de fomentar o de imponer disciplina u orden terminamos siendo personas con tendencia al aburrimiento. Procura pasar buenos momentos no solo en tu vida privada, haz de tu lugar de trabajo un sitio divertido, amigable y sé tu también una persona divertida y agradable, que den ganas de estar contigo. Establece un límite entre lo serio y trascendental de tu trabajo y tomarte demasiado en serio a ti mismo, pocos trabajos en el mundo ofrecen la posibilidad de divertirte mientras lo haces como ser docente. !Aprovecha!

8. Lee.

Lo único más triste que una persona inculta es un profesor inculto. No es suficiente ser doctos o preparados académicamente en nuestra área específica de trabajo. Es bueno leer literatura, prensa, cualquier cosa que abra más nuestro intelecto y nos proporcione la habilidad de ampliar nuestro campo del saber, leer nos hace más interesantes en nuestro discurso y en nuestra interacción social y nos permite estar actualizados de lo que sucede en nuestro entorno.

9. Consigue otro empleo.

Cada vez que tengas la oportunidad de hacer una actividad laboral diferente a la docencia, hazlo. Si puedes hacerlo simultáneamente también sirve mucho. La visión del resto del panorama laboral nos permite valorar las ventajas y bendiciones que contienen nuestra labor a la vez que nos hace más eficientes a la hora de afrontar con mayor éxito situaciones complejas que dentro del mundo educativo parecen imposibles de solucionar.

10. Se una buena persona.

Un abogado, un médico, un electricista, cualquier oficio puede desempeñarse siendo mala persona con cualquier cosa que esto implique. Ser docente NO.

Compartir este post

Published by profesorlaverde
Comenta este artículo
6 diciembre 2014 6 06 /12 /diciembre /2014 11:28

La serie de películas Los Juegos del Hambre basada en la obra de Suzanne Collins, desde el 2012 nos tiene a los incondicionales del cine pendientes de esta historia de un futuro escalofriante y aparentemente inverosímil. Me refiero a los incondicionales del cine porque si eres muy exigente cinematográficamente hablando (o presumes serlo) seguramente te referirás a este tipo de películas como "cine comercial" en contraposición a algún tipo de cine que consideres "de autor" o algún término discriminante que los cinéfilos reales no usamos porque del cine hay una sola cosa para ver: TODO.

Veo Los juegos del hambre por básicamente cuatro razones: la primera arriba manifiesta, veo todo el cine que puedo, la segunda es extraña, una vez hablando por teléfono con mi padre me dijo que tenía como plan un día cualquiera ver la película "los juegos del hambre" pues le habían dicho que estaba basada en unos libros muy buenos. Creo que esa fue mi primera referencia a la película. En tercer lugar, a mi esposa la atrapó esta saga y ella es muy exigente con lo que ve; por último pero no menos importante, porque conozco muchos estudiantes adolescentes muy talentosos que leen este tipo de literatura y se perciben muy involucrados con estas historias. Tanta gente de tan diversas condiciones y edades comentando y viviendo el tema de estas películas no te puede dejar indiferente.

La película plantea el futuro desconcertante que todos esperamos que no ocurra, el mundo o una representación del mismo se encuentra devastado por los frutos del capitalismo voraz e implacable que hoy alimentamos. Las sociedad se reúne en torno a una especie de reality show en el cual se evidencia el poder absoluto sobre la consciencia de las masas y la existencia física de todos. Esto en términos generales, seguro toca otros temas igualmente interesantes.

Honestamente las tres películas que hasta el momento he visto me han parecido razonablemente bien elaboradas en lo cinematográfico, interesantes en su argumento, inevitablemente y lógicamente extendidas para fines comerciales y extrañamente profundas y reflexivas, tal vez eso sea lo que atrapa a mis estudiantes.

La tercera entrega que debía ser la última a razón de los libros en lo que se basa la obra, contiene a mi modo de ver una crítica cruda, desvergonzada y apabullante sobre el papel de los medios de comunicación en los conflictos y en nuestra sociedad en general.

No somos más que receptores pasivos de las mentiras y manipulaciones que nos imponen no solo los gobernantes, nuestras propias posiciones "rebeldes", "contestatarias" o "no conformes" también son fruto de la manipulación. Todos los lados de nuestra sociedad, juegan lo mismo, con las mismas armas y con las mismas reglas: no hay moral, no hay respeto ni dignidad alguna que no sea pisoteada por quienes detentan el poder y por quienes pretenden tenerlo. Los medios, los sistemas, la información en general crea nuestros miedos, nuestros líderes, nuestros héroes, nos dicen qué hacer y cómo hacerlo.

Hoy escribo esto por compartir la sensación, la película puede verse o no, puede gustarles o no, la verdad, me pareció entretenida pero ante todo me pareció atemorizante como lo que es realmente atemorizante, aquello que puede ser real, la idea de encontrarnos en un enorme show mediático de consumismo, de desenfreno, de ideales maleables a conveniencia, de héroes con libreto y filosofías impuestas para que recitemos en coro y nos sintamos libre pensadores y autónomos.

Hasta el canto de libertad del SInsajo, supuesto símbolo de rebeldía y de pensamiento autónomo no deja de ser una repetición incesante de el mismo ritmo escalofriante que se ha impuesto para que todos marchemos rumbo a nuestra propia esclavitud.

Compartir este post

Published by profesorlaverde
Comenta este artículo
3 diciembre 2014 3 03 /12 /diciembre /2014 10:20

Muchas veces nos sentimos como docentes abandonados y desconcertados frente a los retos que nos propone nuestra labor diaria. Nadie se las sabe todas pero nosotros no nos podemos dar el lujo de mostrar que no sabemos, por eso he aquí algunos tips para mostrar mejores resultados en nuestra labor.

1. Garantiza tu sostenibilidad económica.

Depender de una labor como la docencia para nuestro sostenimiento económico además de ser muy peligroso en algunos países, resulta una atadura a la hora de ejercer, nadie puede dar lo que no tiene y enseñar requiere trasmitir tranquilidad. Si nuestros problemas financieros nos agobian, la labor que hacemos se verá afectada por nuestra intranquilidad y nuestra insatisfacción en cualquier momento.

2. Cuida de ti.

No hay nada más deprimente que una persona desaliñada, enferma o descuidada en su ser personal. El buen vestir, la buena salud y el buen gusto en tu imagen personal se notan. Lo mismo que una buena alimentación. Proyectar una sana autoestima es una importante ganancia en nuestra labor y muestra un ejemplo importante a seguir en nuestros estudiantes. Por ejemplo: si un estudiante te ve comiendo alimentos saludables en el descanso te preguntará por tus hábitos alimenticios y de eso aprenderá algo positivo, lo mismo que si sabe o nota que te ejercitas o que duermes bien. Si nos cuidamos proyectamos una mejor imagen y autoestima, nos sentimos mejor y trabajamos mejor.

3. Conócete a ti mismo.

Todos tenemos límites. ¿conoces los tuyos?, a veces creemos que nuestra labor es una especie de apostolado o de castigo Kármico que asumimos con estoicismo . Todos necesitamos utilizar nuestra energía vital para lo que es, para vivir, por lo tanto dar más de lo que tenemos es además de tonto, malo para la salud física y mental. Reflexiona sobre tus habilidades y trabaja al 100% con ellas, no te extralimites en trabajo o en dedicación, haz lo que sabes y hazlo bien. Lo que está por fuera de tu alcance alguien más lo hará o tal vez no, lo importante es la conciencia de haber hecho tu parte honestamente. Recuerda que decir No, también es una respuesta.

4. Conoce tu trabajo.

Es un hecho que en cada uno de los niveles y condiciones laborales de la docencia hay diferentes obligaciones, infórmate, sobre tus obligaciones específicas y dedícate a ellas. No permitas que te exijan más allá de lo legal (esas cosas pasan); enfocarnos en lo que realmente nos toca hacer nos permite dar mejores resultados.

Por otro lado conocer nuestro trabajo también incluye saber cómo se hace el trabajo de ser docente. Es abrumador el número de veces que toca ver personas tratando de enseñar y simplemente no saben hacerlo, por falta de preparación o de vocación o de experiencia da igual, el asunto es que no saben lo que hay que hacer y por resultado lógico lo hacen mal. Tener claro a qué vas te puede ayudar a decidir si hacerlo o no y te obligará a prepararte para hacerlo bien.

5. Planea.

Todos sabemos que no hay evento no planeado que resulte bien. A veces creemos que ya sabemos qué hay que hacer y solo llegamos a las aulas y lo hacemos. Pero es un grave error, lo mejor es anticiparse, planear, tener opciones, los estudiantes como los perros hueles el miedo, huelen la improvisación y la consideran irrespetuosa, porque lo es, así que cada evento pedagógico requiere y merece nuestra dedicación en su planeación.

Compartir este post

Published by profesorlaverde
Comenta este artículo
2 diciembre 2014 2 02 /12 /diciembre /2014 11:04

Siempre nos quejamos de las falencias de nuestro sistema educativo, señalamos los bajos rendimientos de los estudiantes, criticamos las políticas neo liberales que modifican las reglas para ejercer la labor docente y que oprimen y rebajan la calidad de vida de quienes ejercemos como educadores.

Cargamos un resentimiento social frente a los que la sociedad ve en nosotros los educadores, una imagen social que nos deforma y nos desvaloriza cada vez más.

Sin embargo, somos nosotros mismos quienes despreciamos consciente o inconscientemente el poder de la educación.

Asumamos un rol diferente a ser los que se quejan, dediquémonos a generar pensamientos que transformen las mentalidades de quienes van a liderar el mundo en pocos años. Mostremos a nuestros estudiantes cuál es nuestra verdadera razón social, cuál es el camino de hacer de nuestro mundo un mejor lugar.

En un mejor lugar nuestros salarios, nuestra calidad de vida y todo lo que hoy nos genera queja o insatisfacción desaparecerá como consecuencia lógica.

Compartir este post

Published by profesorlaverde
Comenta este artículo

Presentación

  • : profesorlaverde
  • : Blog de Pedagogía, Cine y Filosofía
  • Contacto

Videos

Enlaces